Natación fue de plata: Juegos Olímpicos de la Juventud




NATACIÓN

Juntas a la par

La argentina Delfina Pignatiello y la húngara Ajna Keseley se volvieron a ver las caras en una final y, como ya sucedió en el Mundial juvenil, compartieron el podio. El presente y el futuro de la natación femenina, presente en Buenos Aires 2018.

En el tercer día de los Juegos Olímpicos de la Juventud, Ajna Keseley se llevó la medalla de oro en los 800 metros libres con un tiempo de 8:27:60. Delfina Pignatiello, se posicionó en segundo lugar, con un tiempo de 8:32:42, consiguiendo la primera medalla en la historia de la natación Olímpica juvenil para Argentina.

Además, la bicampeona Mundial juvenil se colgó la cuarta presea Olímpica de la natación argentina, sumándose al bronce de Georgina Bardach, la plata de Jannette Campbell y el oro de Alberto Zorrilla.
"No fue lo esperado, pero estoy muy contenta por la medalla. Fue un año muy duro, se entrenó mucho para esto, no siempre se gana, pero no deja de ser una medalla Olímpica". A estas palabras de Pignatiello se sumó el análisis de Gustavo Roldan, entrenador de la selección mayor de Argentina.


Pignatiello y su felicidad por haber logrado la medalla de plata. (Foto: Buenos Aires 2018)
"Las finales Olímpicas son carreras, sólo el 30% de los casos bajan su mejor tiempo. Lo importante es poner ‘la mano primero´", expresó.

Buenos Aires 2018 quedará como un nuevo antecedente para la historia de encuentros en el agua de estas dos nadadoras, que no comparten podio por primera vez.

Ambas son viejas conocidas, recorrieron un camino juntas, como rivales, pero juntas. Su último antecedente había sido en la sexta edición del Mundial Junior de natación en Indianápolis 2017. En aquella ocasión, la oriunda de San Isidro se quedó con el primer puesto de los 800 metros libres y Kesely llegó justo detrás de ella. En los 1500 metros, Pignatiello repitió medalla dorada y además estableció un récord argentino con una marca de 15:59:51.



Kesely y Pignatiello se volvieron a encontrar en un podio, esta vez en el de los Juegos Olímpicos de la Juventud. (Foto: Buenos Aires 2018)

Esta tarde en el Centro Acuático del Parque Olímpico de Buenos Aires 2018, tanto Delfi como Ajna no tuvieron su mejor registro personal, y ninguna de las dos pudo igualar sus plusmarcas.

Al terminar la prueba, Pignatiello no pudo contener las lágrimas, le dedicó la medalla a su abuela Amalia, fallecida hace pocos días, y agregó: "Salir de nadar, estar por subir al podio y escuchar tanta gente gritar te emociona mucho".

Ahora quedará esperar al viernes por la competencia de 400 metros, donde volverán a verse las caras en la piscina. En el último antecedente, también en Indianápolis, la húngara se quedó con la de oro y Delfina con la de plata.

"Hay muy lindas sensaciones en la Villa Olímpica de la Juventud con los atletas de todos los países, con todo el equipo. Estar acá y tener todo el aliento de las personas es increíble".


Comentarios