Utilización de kinesiotape en el tratamiento terapéutico



Quizá hayas notado durante los últimos años la existencia de cada vez más personas con cintas de colores brillantes en sus cuerpos dentro y fuera del campo deportivo. Este tipo de cinta llamada “cinta kinesiológica, kinesiotape o vendaje neuromuscular y es diferente de la cinta tradicional. La cinta tradicional no es elástica y se utiliza para apoyar y restringir una articulación lesionada.


La fisioterapia y la cinta kinesiológica


La diferencia y la ventaja de la cinta kinesiológica es su elasticidad, por lo que es cómoda de llevar y menos restrictiva. Dependiendo de cómo se aplica puede ser utilizada por fines diferentes, tales como:
  • Ayudar a reducir el dolor y la inflamación, mejorando la circulación de un músculo / tendón / ligamento dañado. (Puede ser útil usar cinta kinesiológica desde el principio cuando el paciente se recupera de una lesión, ya sea un desgarro o una distensión muscular).
  • Prestar apoyo a una articulación lesionada al tiempo que permite el movimiento. En vez de restringir el movimiento de la articulación la cinta kinesiología puede ayudar a facilitar el trabajo de los músculos y así apoyar activamente a la articulación.
  • Ayudar a las cepas de ligamentos menos graves para que más tarde en el proceso de rehabilitación apoyen al resto de ligamentos en el retorno a la actividad.
  • Ayudar en la recuperación y en el retorno a la actividad, después de la lesión. La propiedad elástica de la cinta puede distribuir la carga lejos del tejido blando dañado / inflamado mientras que continúa recuperándose.
  • Mejorar el rendimiento en los atletas y ayudar a su recuperación muscular (ayudando a eliminar el ácido láctico, lo que reduce la fatiga, calambres y dolores musculares).



Tratamientos de fisioterapia con la cinta kinesiológica

Esta no es una lista exhaustiva, pero sí, algunos ejemplos de los tipos de lesiones a las que la cinta kinesiológica puede ayudar cuando se combina con tratamiento de fisioterapia:
  • Artritis
  • Bursitis
  • Inestabilidad articular / hipermovilidad
  • Desgarro / músculos tensos
  • Dolor muscular (fibromialgia)
  • Espasmos musculares
  • Tendinopatía / tendinitis (como codo de tenista, tendinitis glúteo, tendinopatía rotuliana, tendinopatía de Aquiles).
  • Fascitis plantar, enfermedad de Osgood Schlatter.
  • Problemas posturales.
El uso de cintas de colores es a menudo divertido y eficaz para la recuperación, pero está diseñado para trabajar con mayor eficacia cuando se combina con el tratamiento de fisioterapia / ejercicio y se extiende para tratar la lesión o condición real.
Y si alguna vez se ha preguntado si los diferentes colores y patrones significan algo, la respuesta es sí, aparte de ser cromoterapia (la utilización de los colores que curan), los colores cálidos en general concentran la temperatura y los fríos la dispersan. No obstante, ya que somos terapeutas lo mejor es realizar un sencillo test kinesiológico y seleccionar el color que más ayude.

Pero más allá de lo que la cinta sea, lo más importante es conocer qué papel juega la utilización de esta técnica en la fisioterapia cuyo fin es la evaluación y el tratamiento de la función física, con el propósito de promover su buen funcionamiento y el alivio del dolor. Por lo que hemos visto su ayuda puede ser muy importante en esta misión, sobre todo en la práctica deportiva y en el aumento del rendimiento y la recuperación de los atletas.

Fuente: Kinepharma

Comentarios