LOS BENEFICIOS DEL DEPORTE AL AIRE LIBRE

Practicar deporte al aire libre es sencillo. Andar, correr o ir en bicicleta son actividades fáciles y que puede ponerse a hacer cualquiera, en cualquier momento. Luego hay otras como el senderismo, el patinaje, el esquí, la equitación o los deportes de equipo que, si bien pueden requerir de algunos materiales concretos, no por ello son menos aconsejables y accesibles.
Y, teniendo en cuenta que la llegada de la primavera ya nos empieza a permitir disfrutar del buen clima por la calle, quizás sea hora de recordar unas cuantas cosas sobre los beneficios de hacer deportes al aire libre.

Efectos en la autoestima

Según un estudio, cuando comenzamos a practicar un deporte al aire libre, sea cual sea el ejercicio realizado, se produce un considerable aumento en la autoestima y una gran mejoría del estado de ánimo. Esto es porque, a los evidentes beneficios de hacer ejercicio, se le suman los efectos positivos de permanecer en espacios abiertos, estar en contacto con la naturaleza y disfrutar de los rayos del sol. Un enorme contraste a lo que supone estar en un gimnasio o en un recinto cerrado que nos proporciona una fuerte sensación de libertad, de que no hay límites.

Mayores niveles de placer

Del mismo modo, también se ha descubierto que el nivel de endorfinas, las hormonas de la felicidad, que nuestro cuerpo produce cuando hacemos alguna actividad al aire libre es muy superior que en un recinto cerrado. Por mucho que disfrutemos de practicar deporte o hacer ejercicio, casi siempre lo disfrutaremos más y lo pasaremos mejor si lo realizamos al aire libre.
Si, además, lo hacemos en equipo, con la compañía de la familia o amigos, el placer aumenta todavía más.

Bueno para el cuerpo

Si te gusta correr o ir al gimnasio, quizás quieras trasladar tus sesiones al exterior. Y es que a nivel físico es mucho mejor, por ejemplo, correr en espacios naturales porque se ejercitan todos los músculos y articulaciones. El realizar cambios de dirección, de nivel y de ritmo tiene un efecto muy grande en el fortalecimiento de las rodillas, tobillos y músculos de la cadera.
Además, otros estudios han demostrado también que la exposición a rayos ultravioleta del solpuede conseguir, en personas sanas, una reducción de la presión arterial. De esta manera, se contribuye en una mejoría de la salud cardiovascular, pues reduce las posibilidades de padecer un ictus o un infarto.

Consejos para hacer deporte al aire libre

Es importante tener en cuenta que en primavera y verano no hay que olvidar los cuidados personales. Esto se refiere, sobre todo, a llevar una ropa transpirable adecuada y a realizar una buena hidratación, para no perder líquido. Los cambios de temperatura de la primavera pueden ser muy malos para el cuerpo, si salimos al exterior mal preparados. Y, si vivimos en una ciudad grande, lo mejor es intentar practicar el deporte en parques o áreas con jardines. Así, además de evitar las zonas muy transitadas, también nos mantendremos algo más alejados de la polución.

Fuente: Fiatc Seguros

Comentarios