Grupo Roan - Inflamación del tendón de Aquiles: Ejercicios preventivos



Inflamación del tendón de Aquiles: Ejercicios preventivos
Mirá cómo hacer estos dos ejercicios para prevenir esta lesión tan frecuente en corredores de calle.

El tendón de Aquiles es el punto de conexión común entre los músculos de la pantorrilla con el talón. Es el tendón más grueso y fuerte del cuerpo (y el que frecuentemente se lesiona). La tendinitis de Aquiles es la irritación e inflamación del tendón largo en la parte posterior del tobillo.

La lesión surge a partir de micro-traumatismos repetitivos que causan la inflamación. Este tipo de lesión, muy común en los corredores, ocupa hasta un 11% dentro de todas las lesiones producto del running.

Síntomas:

El principal signo de la inflamación del tendón de Aquiles es un dolor intenso en la parte posterior del talón hasta los músculos de la pantorrilla. El dolor al principio es leve y luego puede ir en aumento con el paso de los días. El médico traumatólogo es quien debe hacer el diagnóstico de la lesión. Siempre, antes de comenzar con ejercicios o tratamientos caseros consultá con un especialista.

El dolor suele aparecer después del entrenamiento o en reposo. Por ejemplo, al caminar cuando recién nos levantamos a la mañana o al levantarnos después de estar sentados por mucho tiempo.

Prevención:

El estiramiento y fortalecimiento de los músculos, el calzado adecuado y un entrenamiento progresivo que acompañado por el fortalecimiento de los músculos con los ejercicios correspondientes, reducen la probabilidad de padecer esta lesión.

 



Ejercicio I

Ejercicios preventivos:
Saltos:

Para empezar con el ejercicio debés estar parado manteniendo tus pies al ancho de tus hombros. Adelantá una pierna formando con ella un ángulo de 90°. La piernas que queda detrás debe quedar cercana al piso. Bajá tu cuerpo lo más lejos que puedas y saltá hacia arriba alternando rápidamente la posición de tus piernas. Repetí los saltos.

Puntas de pie:







Ejercicio II

Tomá un par de mancuernas pesadas y mantenelas paralelas al troco del cuerpo con los brazos extendidos. Levantá los talones y en puntas de pie caminá hacia adelante durante 60 segundos. En este ejercicio es importante que mantengas la espalda derecha e intentes mantener tu cuerpo erguido.


Tratamiento:
Los que sufren inflamación en el tendón de aquiles, generalmente son habilitados por el médico para practicar natación y trabajos de ciclismo sólo si no hay dolor. Continuar con los entrenamiento de corrida puede empeorar la lesión.

Hielo: aplicar hielo en el área durante 15 minutos de 4 a 6 veces al día puede ayudar a reducir la inflamación y la hinchazón.
Estiramientos: realizarlos sólo si no hay dolor. Una vez que no tengas molestias, hacé trabajos de elongación.
Fortalecimiento: junto con un kinesiólogo comenzá un plan de rehabilitación para fortalecer la zona y los demás músculos del tren inferior del cuerpo (principales músculos de las piernas).

Doctor Jordan D. Metzl para Triathlete

Comentarios